Vías ferratas

En los últimos años las vías ferratas se han convertido en una actividad en auge en nuestras montañas. Estos itinerarios que recorren paredes vertricales con diferente inclinación  y  equipadas con : clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, escaleras, puentes colgantes, tirolinas, etc- Es decir odo tipo de elementos para garantizar la seguridad de los usuarios y que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso por senderistas o no habituados a la escalada.

Las vías ferratas es una deporte entre el senderismo y la escalda, ideal para todas aquellas personas que buscan algo mas de adrenalina pero que no se sienten capacitadas para escalar . Por este motivo se hace evidente conocer la graduación de dificultad de las vías ferratas para conocer si están o no a nuestro alcance.

Vias ferratas graduación

En las diferentes modalidades de escalada, los escaladores gradúan las vías basándose en diferentes factores como dificultad técnica, exposición, peligro, dificultad para asegurarse, etc. Cada modalidad de escalada tiene su propia graduación de dificultad y en algunas modalidades incluso cada país o región desarrolla su propia graduación basándose en distintos factores. Por lo tanto no siempre se pueden comparar fácilmente las graduaciones.

En el caso de las vía ferratas, no hay un sistema estandarizado a nivel español, y existen por lo menos cinco escalas distintas para valorar la dificultad. A día de hoy, las más utilizadas son la escala de Hüsler (renovada el 2007) . La escala francesa, mencionar también que en nuestro país, las guías de Desnivel, donde crearon un sistema de graduación simplificado.

Escala de Hüsler (antigua)

La escala de Hüsler, diseñada por Eugen Eduard Hüsler, autor y fotógrafo nacido en Suiza el 1944, gradúa las vías ferratas en cinco niveles de dificultad de la A (poco difícil) a la E (extremadamente difícil). Para ello Hüsler ideó la cruz de Hüsler, una cruz en la que se puntúan del 1 al 4 los cuatro aspectos más importantes que definen un itinerario: fuerza requerida, resistencia, experiencia en montaña y aspectos psicológicos. El resultado en la cruz nos indicará en que nivel de dificultad debemos catalogar la dificultad de la vía ferrata.

A (poco difícil)

B (algo difícil)

C (difícil)

D (muy difícil)

E (extremadamente difícil)

Escala de Hüsler (actualizada)

El año 2007, el mismo Eugen Eduard Hüsler actualizo los niveles creando una nueva escala con seis niveles de dificultad.

K1 (fácil) al K6 (extremadamente difícil). La letra K, al igual que en la distinción que llevan los mosquetones para vía ferrata, hace referencia a la palabra alemana «Klettersteig» (vía ferrata).

Para los niveles de dificultad, Hüsler utiliza la misma cruz en la que se puntúan del 1 al 4 los cuatro aspectos más importantes que definen un itinerario:

fuerza requerida, resistencia, experiencia en montaña y aspectos psicológicos.

K1 (fácil)

K2 (poco difícil)

K3 (algo difícil)

K4 (difícil)

K5 (muy difícil)

K6 (extremadamente difícil)

SurActiva te ofrece la posibilidad de realizar ferratas de niveles hasta k4, nuestros guias on enseñan a afrontar con seguidad las dificultades que nos encontrameos en las  vias ferratas en Málaga

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies